5 cosas que debes saber de las grasas como macronutriente.

Por Puro Suárez

Muchos aún conservamos la falsa creencia de que las grasas en nuestros alimentos son enemigos fatales para nuestra salud, evitándolas y cohibiendo al cuerpo humano de sus  beneficios.

Los diferentes tipos de grasas  son también una fuente innegable de energía para nuestro organismo y cada una conserva importantes funciones vitales. Las grasas son diferenciables en muchos sentidos como conoceremos aquí en Biocise.

A las grasas se las puede diferenciar en dos grandes grupos, grasas saturadas y las insaturadas o conocidas como aceites . Todas ellas se encuentran en los alimentos, y son las que consumimos más habitualmente en la dieta, aunque es de vital importancia conocer la función de cada una y darnos cuenta que tan grave es el error de erradicarlas de nuestra dieta.

Las grasas saturadas son un tipo de lípido que se encuentra fundamentalmente en los alimentos de origen animal como la carne y derivados. Además podemos encontrarlas en dos tipos de aceite: el de coco y el de palma.  Es el tipo de grasa que se tiende a satanizar a pesar de tanta información contraria en donde se les adjudican sus enormes beneficios. La misma ayuda a mantener la salud integral de tejidos como piel, uñas y pelo y es necesaria para la correcta absorción de vitaminas liposolubles o solubles en grasas como la K, D,E y A.  Es obvio que recomendamos su moderación ya que también aportan como todas las grasas 9 kilocalorías por gramo en su consumo; aunque es válido destacar que tienen un poder saciante.

Los alimentos que aportan más grasas saturadas son:

  • Carne de vaca, cerdo o pollo.
  • Huevos.
  • Chocolate.
  • Mantequilla.
  • Manteca de cerdo.
  • Pescado azul.
  • Lácteos enteros (leche, yogures, quesos…)
  • Aceite de coco y palma.

Dentro de las grasas insaturadas podemos encontrar varios tipos. Por un lado tenemos las grasas monoinsaturadas presentes en el aceite de oliva. Su principal componente es el ácido oleico y es un tipo de grasa beneficiosa para el organismo, ya que nos ayuda a controlar los niveles de colesterol en sangre, mejorando de esta manera la salud de las arterias y fomentando una buena circulación sanguínea.

Por otro lado dentro de las insaturadas tenemos las grasas poliinsaturadas que son beneficiosas para el organismo, pero se oxidan con más facilidad que el resto expulsando una serie de sustancias tóxicas a ciertas dosis que son, en cierta medida, las causantes de numerosas enfermedades. Pero a pesar de ésto, es un buen tipo de grasa, ya que sus beneficios son mayores que los perjuicios que pueden llegar a causar.

Los alimentos y los aceites con altas cantidades de grasas poliinsaturadas abarcan:

  • Nueces.
  • Semillas de girasol.
  • Las semillas o el aceite de linaza.
  • Pescados como el salmón, la caballa, el arenque, el atún blanco y la trucha.
  • Aceite de maíz.
  • Aceite de soja (soya)
  • Aceite de cártamo.

Con ésto entendemos que no debemos juzgar o suprimir ningún macronutriente por las creencias que se nos han inculcado a través de la industria a lo largo del tiempo. Lo que debemos tener presente, a la hora de balancear nuestra alimentación,  es de qué fuente proviene cada una, en este caso, las grasas, que dependiendo la forma en la que sean consumidas pueden aportarnos grandes beneficios que describiremos a continuación:

5 beneficios que nos aportan las grasas

1. Forman parte de las células del sistema nervioso protegiendo sobretodo a nuestro cerebro de actividades inflamatorias, tal es el caso del omega 3, que por sus cualidades antiinflamatorias evita enfermedades y patologías como la aterosclerosis y enfermedades cardiovasculares.

blog entry-12

 

 2. Nos ayudan  a segregar hormonas (Por ejemplo: la testosterona), las cuales favorecen  la coordinación motora, además de mantener e incrementar nuestra fuerza para los entrenamientos.

blog entry-11

3. Mejoran notablemente el desempeño sexual ya que, como dijimos, son catalizadores de hormonas también sexuales que mantienen la libido, así como ciertos aspectos de nuestro estado de ánimo y tal es el caso del omega 3 (Que sí, sabemos que lo mencionamos ya, en el punto anterior y prometemos un artículo hablando del mismo pronto)el cual posee en su estructura un ácido graso llamado DHA, que al consumirlo en su justa medida aumenta las funciones cognitivas de nuestro cerebro y por ende promueve un estado anímico más estable, optimizando a su vez la capacidad de retención de información o memoria.

blog entry-10

4. Son importantes nutrientes en nuestro estilo de vida, más que nada porque estimulan las hormonas de la saciedad, permitiendo que no consumamos más comidas de las que necesitamos. Colaboran a la hora de colocarlas en el plan nutricional, pues aumentan la actividad de la hormona llamada leptina  y ésta tiene una alta importancia en el control de la obesidad, aumentando incluso los factores metabólicos para la oxidación de grasa corporal.

blog entry-09

5. Ayudan a la absorción de las vitaminas liposolubles como las vitaminas D, K, A y E, así que por tal razón mejoran la salud de nuestro pelo, piel y uñas; también conservan la integridad de nuestros órganos vitales.

blog entry-06

Estos son algunos de los incontables aportes que nos ofrecen las grasas en su amplia variedad. Solo haz las paces con ellas y verás lo increíble que pueden ser para la mejora de tu salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s