CLA, ¿”QUEMADOR” DE GRASA O SAQUEADOR DE BOLSILLOS?

Por Luceily Then.

Nos han convencido de que necesitamos una gran cantidad de suplementos para lograr resultados y que los suplementos son tan importantes como la alimentación y el ejercicio. ¡Claro! Por algo la industria de ayudas nutracéuticas y deportivas genera 50 mil millones de dólares en todo el mundo y las predicciones de mercado indican que seguirá creciendo.

 

Casi todo aquel que ha tratado de iniciar un estilo de vida saludable, ha escuchado de las enormes bondades del CLA como “quemador” de grasa por excelencia. Incluso se nos incita a que sea parte fundamental de nuestro “starter-pack” de suplementos, sin siquiera haber pensado bien cómo vamos a programar la actividad física o la nutrición, y todo porque lo que escuchamos a nuestro alrededor no es más que una atribución innegociable de los suplementos hacia el logro de nuestras metas físicas.

 

El CLA, por sus siglas en inglés, es ácido linoleico conjugado, que engloba a un grupo de ácidos grasos poliinsaturados “esenciales” (quédate con esa palabrita) del tipo omega 6, incluyendo grasas trans (y no por eso vas a morir por consumirlo), englobando dentro de este grupo a 33 isómeros distintos, es decir, que la estructura molecular de cada uno de estos ácidos grasos, es ligeramente distinta, aunque compuesto por los mismos elementos químicos (carbono, hidrógeno y oxígeno) y en la misma proporción de cada uno (misma cantidad de átomos de cada elemento); por tanto, las propiedades de cada isómero serán diferentes.

 

Antes de que empieces a deducir – “¡Ah! “¡Esencial”! “Palabra clave aquí! Por eso es que el CLA es tan importante y te tienes que suplementar con él”-. “Esencial” en bioquímica no tiene la misma aplicación que en la vida cotidiana. Esto significa que el cuerpo no puede producir el CLA, por lo que necesitas obtenerlo a través de la dieta o suplementación. Esto no significa que los nutrientes no-esenciales, sean menos importantes. Incluso, nunca has escuchado el término “glucosa esencial”, ¿verdad? Esto es debido a que el cuerpo puede producir glucosa por múltiples vías, independientemente de que consumas o no carbohidratos en la dieta, ya que sin glucosa tu cuerpo muere. Pero en fin, esto es un tema más extenso digno de su respectivo artículo.

 

Volvamos al CLA; una vez entendemos lo que es, vayamos a lo que hace. Existe cierta evidencia en ratas que muestra que el CLA interactúa en un grupo de receptores peptídicos que se encuentran en el núcleo de tus células llamados “receptores activados por el proliferador de peroxisoma”, abreviado PPAR, que inducen a la oxidación intracelular de glucosa y lípidos como fuente de producción de energía. ¡Sí! ¡Entendiste bien! Ayuda a “quemar” grasas EN RATAS, pero aún no hemos desglosado si se aplica a humanos, aunque el metabolismo de las ratas sea similar al nuestro. Por otro lado, recuerda que mencioné anteriormente que el CLA está compuesto por 33 isómeros distintos, cada uno con propiedades distintas, así que en resumen, suponiendo que el CLA oxide (queme) grasas en humanos, habría que ver cual (o cuales) de los 33 isómeros realmente lo hace.

 

Entonces, vamos a ver que ha desglosado la evidencia en humanos, cuyos resultados son divariantes. Algunos estudios han encontrado una débil acción del CLA en la pérdida de grasa en humanos y otros no han observado cambios, cuando se ha administrado el producto a bajas dosis (en términos de gr por kg de peso corporal). Y los que han encontrado leve cambio positivo en la composición corporal bajo uso de CLA, asocia estos resultados a 1) aumento del gasto energético (moverse más); 2) disminución en la ingesta de calorías (comer menos); 3) efecto placebo, que resulta en obtener beneficios bajo el uso de CLA porque “creas” que te dará resultado, no porque realmente lo haga. Siendo el placebo, cualquier sustancia que ingieras creyendo que estás bebiendo CLA.

 

Citando algunos ejemplos de estudios que arrojan relación positiva entre el consumo de CLA y pérdida de grasas, tenemos:

 

  1. Chen et. al. 2012, sometió a 30 hombres chinos bajo uso de CLA por 12 semanas y 33 individuos a los que se les dió un placebo. El grupo a quienes se les dio CLA (grupo de intervención), perdió más peso, grasa corporal y circunferencia de cintura. Suena bien, ¿no? Pero cuando vamos a la metodología de la investigación, hay varios fallos: 1) La diferencia en el resultado de pérdida de peso y grasa entre el grupo que usó CLA, fue de P<0.5, con respecto al grupo placebo, es decir, una diferencia ínfima, que sólo se puede ver en métricas cuantitativas muy exactas, pero que al “ojo” en el diario vivir es imperceptible. 2) No se tuvo control de la dieta en la investigación, por tanto, no se mide cómo la dieta pudo haber afectado estos resultados. 3) La dieta china es muy distinta a la nuestra, así que los resultados no son extrapolables a este lado del mundo. 4) Sin contar que el genotipo en esa población es distinto al nuestro. 5) Para colmo, el uso de CLA tuvo que mantenerse por 3 meses continuos para ver este resultados y 6) a altísimas dosis. Sin mencionar que los resultados incluyeron un incremento en los niveles de glucosa en ayuna, colesterol total y LDL (comúnmente llamado “colesterol malo”), bajo reducción de HDL (comúnmente conocido como “colesterol bueno”). CONCLUSION: Evidencia pobre y con muchos errores que no nos acerca a la información neutral.

 

  1. Watras et. al. 2007, mostró resultados similares, bajo altas dosis de CLA sostenido por 6 meses.

 

  1. Otros papers como Venkatramanan et. al. 2010, y Joseph et. al. 2011, son más fiables en su metodología cuyos resultados asocian al consumo de CLA con pérdida de grasa, pero sólo con el isómero c9t11, a altísimas dosis y por uso continuo de 8 semanas.

 

  1. Un solo paper científico (Syvertsen et. al. 2007) ha podido obtener resultados prometedores bajo el isómero anteriormente mencionado más otro isómero adicional: t10c12, pero bajo uso más prolongado aún (6 meses) y también a altas dosis (3.4 gr). Este resultado no se ha podido replicar en más estudios, por tanto no sabemos si realmente es cierto. Volvemos a lo mismo, es evidencia débil.

 

Entonces, para ver un mínimo posible, aunque no seguro, beneficio en la pérdida de grasa directamente relacionado al consumo de CLA, tendrías que:

 

  1. Consumir un suplemento de CLA que esté hecho de los dos isómeros que han mostrado cierto nivel de beneficios, lo cual es difícil pues los suplementos de CLA no especifican el isómero contenido.

 

  1. En caso de que consumas estos isómeros, mantener una ingesta elevada (mínimo 3.2 gr) por al menos de 8 semanas a 6 meses continuos a ver si la “pegas”.

 

  1. Todo lo anterior para obtener un resultado insignificantemente mayor en comparación al placebo, que puede estar más asociado a otros factores como los cambios en la nutrición, la actividad física o el uso de suplementos que SI han mostrado que funcionan para la pérdida de grasa.

 

 

REFERENCIAS

Venkatramanan SJoseph SVChouinard PYJacques HFarnworth ERJones PJ. Milk enriched with conjugated linoleic acid fails to alter blood lipids or body composition in moderately overweight, borderline hyperlipidemic individuals. Richardson Centre for Functional Foods and Nutraceuticals, University of Manitoba, Winnipeg, Manitoba R3T 6C5, Canada 2010; 29(2):152-9.

 

Syvertsen CHalse JHøivik HOGaullier JMNurminiemi MKristiansen KEinerhand AO’Shea MGudmundsen O. The effect of 6 months supplementation with conjugated linoleic acid on insulin resistance in overweight and obese. Scandinavian Clinical Research AS, Kjeller, Norway, 2007; 31(7):1148-54.

 

Joseph SVJacques HPlourde MMitchell PLMcLeod RSJones PJ. Conjugated linoleic acid supplementation for 8 weeks does not affect body composition, lipid profile, or safety biomarkers in overweight, hyperlipidemic men. Department of Food Science and Nutrition, and Institute of Nutraceuticals and Functional Foods, Laval University, Quebec, QC G1V 0A6, Canada, 2011; 141(7):1286-91.

 

Ribeiro ASPina FLDodero SRSilva DRSchoenfeld BJSugihara Júnior PFernandes RRBarbosa DSCyrino ESTirapegui J. Effect of Conjugated Linoleic Acid Associated With Aerobic Exercise on Body Fat and Lipid Profile in Obese Women: A Randomized, Double-Blinded, and Placebo-Controlled Trial. Physical Education and Sport Center, Londrina State University, Londrina, Brazil, 2016; 26(2):135-44.

 

Chen SCLin YHHuang HPHsu WLHoung JYHuang CK. Effect of conjugated linoleic acid supplementation on weight loss and body fat composition in a Chinese population. Department of Surgery, Kaohsiung Veterans General Hospital Pingtung Branch, Pingtung, Taiwan, 2012; 28(5):559-65.

 

Watras ACBuchholz ACClose RNZhang ZSchoeller DA. The role of conjugated linoleic acid in reducing body fat and preventing holiday weight gain.
Department of Nutritional Sciences, University of Wisconsin-Madison, Madison, WI 53706, USA, 2007; 31(3):481-7.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s